La demanda hospitalaria puede impulsar el atractivo de algunas ciudades

El desarrollo inmobiliario es el atractivo principal de las grandes ciudades. Estas se encuentran dotadas de todos los equipamientos e instalaciones para proporcionar una experiencia incomparable, bien sea durante un período vacacional o período definitivo. El crecimiento que ha tenido el sector asistencial y la limitación en la oferta de estos servicios ha generado un proceso de racionalización de recursos que puede afectar los conceptos de planificación, organización y estructura.

Las redes hospitalarias están conformadas por un sistema de centros asistenciales de diferentes niveles de complejidad en atención, posee mecanismos de interacción definitivos, como los que son utilizados en la cadena de Pedro Luis Cobiella: Hospiten; estos se han desarrollado en diferentes países y destinos turísticos y que garantizan una atención óptima.

Para que estas redes tengan un crecimiento adecuadamente planificado como ha demostrado este grupo, es necesario contar con el espacio físico apto para el establecimiento, junto con todos los equipos necesarios para ofrecer una edificación que beneficie a la comunidad.

Dependiendo de la ubicación de este centro se debe estudiar la clasificación del mismo, ya que es una de las herramientas principales que le aportan cierta importancia al lugar donde se encuentre. No es lo mismo contar con una instalación ambulatoria en las afueras de una zona costera turística que tener un hospital en el centro de una importante ciudad. La salud puede parecer un concepto poco importante pero es el aspecto más importante de todos los seres humanos.

Dicho concepto ha variado a lo largo de la historia y de la cultura de diversos países, actualmente se ha comprobado que el paisaje ejerce un efecto en la salud, tanto positiva como negativamente. Nuestra salud se puede relacionar y llegar a depender en gran parte de la salud ecológica de donde vivamos y el ambiente con el que interactuemos. Diversos estudios asocian el comportamiento y el bienestar humano con los aspectos biológicos, psicológicos y sociales del entorno en el que nos encontramos y nos desarrollamos. Muchas personas viven aglomeradas en los paisajes extremadamente poblados, quedando atrapados en un estilo de vida rápido como las grandes metrópolis, desgastando finalmente la salud. Estos ambientes están cargados de estrés, ruidos, contaminación luminosa y acústica, a la que muchos se acostumbran pero en contraparte puede ser perjudicial.

Los efectos adversos que tiene el ruido del tráfico en la salud están registrados, aún cuando los niveles son bajos en zonas un poco menos traficadas, lo que aumenta el estrés y puede desestabilizar el equilibrio hormonal, llegando a ser un factor de riesgo al hablar de enfermedades cardiacas y cardiovasculares, por lo que muchas personas son irritables fácilmente y siempre se encuentran de mal humor.

Para combatir estos efectos es recomendable estar rodeado de áreas verdes, donde se pueda desconectar del caos del día a día sin problemas. Los espacios que tienen estos lugares de esparcimiento, aumentan la calidad de vida de sus habitantes a corto y largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *